Musebro/ Tarragona/ PFC-UEM/2015
musebrogeneralEl sector español del turismo supone el 11 por ciento del PIB nacional. A pesar de que en 2013 nuestra economía cayó un 1,2 por ciento de PIB, el turismo, por el contrario, creció un 0,9 por ciento lo que supone una aportación de 59.082 millones de Euros. Una de las principales fuentes de estos registros fue la aportación del turismo extranjero. Según el Ministerio de Industria, más de 63 millones de visitantes llegaron a España el año pasado, máxima cifra histórica hasta la fecha. Solo Francia y Estados Unidos superan a nuestro país en el ranking mundial. Está previsto que se alcance un crecimiento del 2,4 por ciento en el PIB de la actividad turística en el cierre de 2014, por lo que representa un verdadero motor socio-económico en el presente y según apuntan las perspectivas también lo será en el futuro.
 En nuestro territorio encontramos una muy diversa variedad de modelos turísticos. Por un lado están las ya tradicionales opciones de sol y playa o los grandes y pequeños establecimientos hosteleros que han dependido directamente de las ciudades más visitadas y por otro encontramos una tipología mas actual que ha dejado de estar a la sombra del tipical spanish para convertirse en un destino con interés propio. Lugares con encanto que atraen al viajero con singularidades que diversifican la oferta del mercado principalmente desde el punto de vista arquitectónico, con rehabilitaciones de emblemáticos edificios históricos conservando la esencia vernácula o nuevas construcciones transmitiendo aires de renovación y vitalidad a zonas olvidadas de nuestra geografía.
 Nuestras afamadas playas están pasando en los últimos tiempos a un segundo plano por la falta de control en cuanto a la calidad del turismo en determinadas zonas como la mallorquina Magaluf y otras como Salou, Costa Brava, etcétera, que ha hecho que un gran número de viajeros en el verano del 2014 hayan optado por otros destinos en los que las prioridades han cambiado. Este nuevo modelo turístico se centra en las bondades locales que podemos encontrar a lo largo y ancho del país, ensalzando los valores de conservación y aprovechamiento de los recursos y recorridos que se conocen desde tiempos inmemoriales.
 Aún teniendo un clima idóneo para que las masas inunden el paisaje, el Delta del Ebro  conserva un potencial que todavía puede reconducir a los viajeros desviados de los antiguos modelos. Concretamente Musebro reinterpreta la cartografía de tres localidades junto a la cuenca del río y las circunscribe en un verdadero museo de 4.490  hectáreas, apoyándose en el gran vínculo histórico que une Xerta, Tivenys y Benifallet.
 Se retoma la idea de Museo como institución dedicada a la adquisición, conservación y exposición de objetos artísticos o científicos para que puedan se examinados con fines turísticos directos e indirectos, que ahora con Musebro pasa a ser una institución dedicada a la apropiación, transfosmación y conservación de edificios y elementos naturales para que puedan ser examinados con fines turísticos directos e indirectos. Se trata de entender la zona como un gran expositor de belleza e historia, apropiándonos de todos los elementos con intereses para el público, acercándonos al mismo.
 El proyecto “museiza” cinco zonas del conjunto estudiado convirtiendo cada una de ellas en una sala, interconectando también todas ellas mediante vías ya existentes, como la Vía Verde, que hacen que el tránsito entre las mismas ofrezca cierta variedad en cuanto a tipo de recorrido, dificultad y tiempo que requiere finalizarlo.

apropiación e intervención xerta El Azud Tivenys y recorrido a Cardó Benifallet Cardó historico Patologias nuevo hotel balneario planta cubierta planta de habitaciones planta sotano balnearioimagen

axonometria general cabana primigenia claustrum claustrum detalle

asasasas